Páginas vistas en total

lunes, 21 de septiembre de 2015

Cruzando umbrales

Imagen relacionada

El viento trae rumores desde la víspera del equinoccio. Habla sobre el cielo y la tierra levantándose contra el ser humano que va a contramano de las leyes cósmicas.

Dada la cantidad de alcohol y droga que corre por el mundo, quiero decir lo mismo que Castaneda, Jung y otros ven detrás de esto. Es decir un efecto del espíritu deseando derrotar los limites de la moral materialista y buscar de nuevo el Absoluto. El método no es quiza ni sano, ni bueno, porque se debe a una necesidad intuitiva-instintiva. Una sed. Pero es necesario atravesar la fase oscura de eso y volver de ahí sanos y no derrotados para encarnar aqui con fuerza el espíritu en el mundo y no intentar escaparnos en el limbo.

Imagen relacionada

No importa que método se use para cruzar el Umbral, lo que si importa es no ser aniquilados por el Terror del Umbral. Una vez superado esto, cuando lo superamos en gran medida, volvemos de ahí lucidos y no locos. Volvemos diferentes al mundo de los "cuerdos". Volvemos habiendo superado en gran parte la dualidad psicológica y la coraza opresiva que nos limita.

Comprendamos que los Nefelim, no eran ni ángeles caídos, ni "extraterrestres" La tradición señala muy bien que eran algunos representantes de la humanidad princeps que embarazaron a mujeres de la humanidad caída como un intento de rescatar a sus descendientes de tal calamidad. Algo que al principio funciono, pero luego esos hijos, los Anakim, se corrompieron peor que la humanidad normal. Por eso hindúes, rabinos y hasta San Agustín se burlaban de los católicos que los creían "ángeles caídos". Seguimos buscando afuera culpables, sin ver nuestras propias culpas y errores como humanidad

Como diría don Juan, los Anakim eran quienes sabían correr el punto de encaje a izquierda y a derecha y lograr grandes hazañas. O sea, los brujos de la antigüedad.

Alex.




No hay comentarios:

Publicar un comentario