Páginas vistas en total

lunes, 19 de noviembre de 2018

Como el Ave Solitaria

Resultado de imagen para tado de gnosis

Alcanzar un estado de gnosis, no tiene nada que ver con ser gnóstico, recibir iniciaciones gnósticas, o estar en algún extraño culto gnóstico. Un Boehme, un Rumi, un Gichtel se hacen solos. Cuando el ser humano abandona su "densidad" (disuelve las cristalización densa de la psique) y oscuridad, se da una cierta putrefacción desde donde por acción intrínseca del Espíritu, el estado va cambiando. Se lavan las "vestiduras". Es, en tal circunstancia que se abre la visión y comprensión del corazón. No como una función externa emotiva, sino que ingresa en la unidad armónica, que es amor-sabiduría.
Claro que se necesita un guía un maestro, maestra, un linaje... Pero nunca es necesario abandonar la propia religión o la normalidad de nuestra vida. A no ser que se tenga un llamado interno a sacerdocio, monacato, o bien, a un linaje tradicional místico o chamanico.

En lo demás nos debemos al Todo, en el Todo

Dejarse llevar por la sensibilidad o la emotividad y no por el discernimiento, es gran error

Resultado de imagen para duhalde entrega baston a nestor

Nestor Kirchner, de la corriente patriota, Nacional y Popular. Indico que su bastón de mando, no debía tener oro, sino plata y una ampolla de vidrio dentro con tierra del sur. Así, a buen entendedor, sabrá, porque hizo un giro, cuando Duhalde se lo entrega. Por eso conservo también el bastón del ex presidente Campora y desde el fundo, la agrupación. La magia estuvo presente en esto, y el chamanismo del sur. Aunque much@s lo ignoren. Como muchos ignoran su propia patria, con motes anti patria y anti padre, sin ver que sea cual sea su karma, en lugar de superarlo, al rechazar padre, patria y tierra se hunden mas, (algo que podrán constatar en persona con sus propios ojos).  Hay almas ahí de otro continente, tratando de insertarse a la fuerza, en la masma sur, sin la humildad requerida, creyendo que así van a pasar a la continuidad de este mundo, olvidando siempre que hay algo mas allá de su pensamiento que decide quien si y quien no. Por eso somos infectados por ideologías de derecha o de izquierda que menosprecian a la patria y buscan que renunciemos a ella, a Dios y a la Madre en sus diferentes formas o extremos sea Tierra (Mama Pacha), sea Cielo (Maria). Y si no sirvió eso, ni los simpson para vaciarte de contenido, se ponen como putas siniestras...

Resultado de imagen para ciudad de los cesares


La famosa Ciudad de los Cesares, de la que hablaban los conquistadores es una suerte de Belovodia patagonica, la cede secreta, chamanica de aborígenes patagonicos, su escuela de misterios. Mapuches, Tehuelches, Pehuelches, y también su mixogeneizacion, (aunque las clasificaciones son absurdas) tenían ese centro secreto iniciatico, centro de poder, donde se podía acceder al otro lado del velo, tal como la machi desaparecía subiendo por el rehue


Resultado de imagen para seta gaudi


El arquitecto catalan Antoni Gaudi, fue depositario de una corriente de la magia de constructores, pero en un sentido solar y completo, y corono a cúpula hongo. Otros en cambio siguen crepusculares abominaciones de floripondios y salamanca subterránea en puntos de poder que debieran ser dignados por alta energía de espíritu. Pero estos últimos la llenan de las mas bajas fuerzas de sus centros inferiores. Alimentando el entramado para que los inferiores les concedan migajas o poder sobre el mundo.


Resultado de imagen para gargola diablo

Ese llamado al SER, a la Unidad, al Amor, no es gratuito, es necesario abrirse a eso, despojándonos de un yo animal y una razón fría y déspota. Es que psique sin eso queda fuera de la unión y en tinieblas exteriores. 

El Ser del Ser emite Luz, y la temperatura que da esa luz es el amor.


Los vicios pueden transformarse en virtudes, sería la forma de salir de la “negrura” para ir hacia el camino de Albedo: es la espiral marcada que conecta todos los sellos de los chakras. Dependiendo de lo que se considere como origen de esta nueva secuencia: el corazón o la corteza, tendremos el “sendero del corazón” o el “sendero del místico” respectivamente. Como dice Saint Martín: "La única iniciación que predico y que busco con todo el ardor de mi alma es aquella por la que podemos penetrar en el corazón de Dios, y hacer entrar el corazón de Dios en nosotros, para hacer un matrimonio indisoluble que nos haga el amigo, el hermano y la esposa de nuestro Divino Reparador. No hay otro medio para llegar a esta santa iniciación que el de sumergirse, cada vez más, hasta las profundidades de nuestro ser y de no retroceder hasta que no hayamos alcanzado a obtener la viva y vivificante raíz.."



Resultado de imagen para simbolos del camino de santiago


El "Libro de Raziel", como el juego de la "oca" nos muestran a las aves como signaturas angélicas. Paradigmaticamente, la capacidad iniciatica de entender el idioma de las aves que nos conduce a oír al Todo en el Todo. La lengua verde, aquella de la ciencia perfecta. Claro que aludimos a la luz de otra comprensión. Recordemos que relámpago y trueno van de la mano, (luz y sonido), como ya lo exprese en mi explicación del Mandukya Upanishad. También alude a la lengua secreta de los trovadores, el tarot como símbolo, los jeroglíficos de comprensión ontológica. Y esto va desde el simbolismo alquímico, a la iluminación de los ermitaños que hablan con las aves. El Libro de Abramelin, nos muestra como conectar con nuestro ángel, nuestro sat guru interno, que es el guía interno, aquello que nos conduce al Logos y al Nous del Espíritu. Cada paso es un avance, así como Fulcanelli nos enseña ir mas allá de mirar las catedrales góticas, sino a leerlas como jeroglíficos. La cabala fonética. Y hasta cambiar el mirar por el ver como decía Castaneda. Como bien se sabe desde el chamanismo, el ave es mensajera del cielo. En la figura, la runa Algiz o huella de oca. Y la forma de la verdadera cruz de Cristo. Aprender a leer el Liber Mundi y el Liber Coeli, (entender la naturaleza y entender al Espíritu), es el camino al reencuentro con la Luz Increada.


Resultado de imagen para church of the crucifix

Las religiones judaísmo, Cristianismo, budismo...Tienen un propósito que se escapa a nuestra mente pero pueden ser comprendidas desde niveles mas profundos. Aquello que es el velo de los misterios. Pero sucede que estas religiones fueron muchas veces secuestradas por el poder, (por ejemplo, cuando hicieron del cristianismo primitivo religión del estado). Estado, poder y fe, no van de la mano. Otra tambien, es la entrada en las religiones de los sofistas. La fe por si misma es simple, no necesita sofismas, sino experimentar la conciencia profunda donde se dan las respuestas desde el interior. Ante todo esto Boehme, Eckartshausen, Saint-Martín... Nos plantean el concepto de la "Iglesia Interior", una comunidad de personas que ha logrado el nivel de los misterios y pueden comprenderse, aun a pesar de diferencias mas externas o culturales. Puesto que lo que importa es la realidad del Ser, como dice el mismo Eckartshausen: "La diferencia entre el hombre espiritual y el hombre animal, o entre el hombre razonable y el hombre de los sentidos, hizo necesario lo exterior y lo interior. Las verdades internas y espirituales pasaron al exterior envueltas en símbolos y ceremonias, para que el hombre animal o de los sentidos se fijara y pudiera ser conducido poco a poco a las verdades interiores".

El didascalo mas interno (maestro) es la guía hacia lo inefable. Tomemos por ejemplo, las palabras del SAG de Eckartshausen: le dice que disfrute de la vida que le ha sido concedida, y sienta el deseo de ver feliz a todo cuanto lo rodea, pues en todo reconocerá la presencia de la divinidad. Clemente de Alejandria, nos indica que esta guía nos conduce al Logos y que el Logos divino se ha presentado para despertar a todo lo bueno que existe en el alma humana y que a través de este despertar los humanos pueden alcanzar la inmortalidad. De esta forma la encarnación de Kristo, nos conduce al Cristo interior, a su operación interna en el alma humana, haciéndonos participes de su divinidad en El, que es la comunio.

Alex.



martes, 13 de noviembre de 2018

"POLARIS": -- H. P. Lovecraft


Polaris


H. P. Lovecraft

Resultado de imagen para polaris lovecraft


El resplandor de la Estrella Polar penetra por la ventana norte de mi cámara. Allí brilla durante todas las horas espantosas de negrura. Y durante el otoño, cuando los vientos del norte gimen y maldicen, y los árboles del pantano, con las hojas rojizas, susurran cosas en las primeras horas de la madrugada bajo la luna menguante y cornuda, me siento junto a la ventana y contemplo esa estrella. En lo alto tiembla reluciente Casiopea, hora tras hora, mientras la Osa Mayor se eleva pesadamente por detrás de esos árboles empapados de vapor que el viento de la noche balancea. Antes de romper el día, Arcturus parpadea rojozo por encima del cementerio de la loma, y la Cabellera de Berenice resplandece espectral allá, en el oriente misterioso; pero la Estrella Polar sigue mirando con recelo, fija en el mismo punto de la negra bóveda, parpadeando espantosamente como un ojo insensato y vigilante que pugna por transmitir algún extraño mensaje, aunque no recuerda nada, salvo que un día tuvo un mensaje que transmitir. Sin embargo, cuando el cielo se nubla, consigo conciliar el sueño.
Nunca olvidaré la noche de la gran aurora, cuando jugaban sobre el pantano los horribles centelleos de la luz demoníaca. Después de los destellos llegaron las nubes, y luego el sueño.
Y bajo una luna menguante y cornuda, vi la ciudad por primera vez. Se asentaba, callada y soñolienta, sobre una meseta que se alzaba en una depresión entre picos extraños. Sus murallas eran de horrible mármol, al igual que sus torres, columnas, cúpulas y pavimentos. En las calles había columnas de mármol en cuya parte superior se alzaban esculpidas imágenes de hombres graves y barbados. El aire era cálido y manso. Y en lo alto, apenas a diez grados del cénit, brillaba vigilante esa Estrella Polar. Mucho tiempo estuve contemplando la ciudad sin que llegara el día. Cuando el rojo Aldebarán, que parpadea a baja altura sin ponerse, llevaba ya hecho un cuarto de su camino por el horizonte, vi luz y movimiento en las casas y las calles. Formas extrañamente vestidas, a un tiempo nobles y familiares, deambulaban bajo la luna menguante y cornuda; los hombres hablaban sabiamente en una lengua que yo entendía, si bien era distinta de la que conocía. Y cuando el rojo Aldebarán hubo recorrido más de la mitad de su trayecto, volvió el silencio y la oscuridad.
Al despertar ya no fui el de antes. Había quedado grabada en mi memoria la visión de la ciudad, y en mi alma había despertado un recuerdo brumoso, de cuya naturaleza no estaba entonces seguro. Después, en las noches de cielo nublado en que podía dormir, vi con frecuencia la ciudad; unas veces bajo los rayos cálidos y dorados de un sol que nunca se ponía y giraba alrededor del horizonte. Y en las noches claras, la Estrella Polar miraba de soslayo como no lo había hecho nunca.
Gradualmente, empecé a preguntarme cuál podía ser mi sitio en aquella ciudad de la extraña meseta entre extraños picos. Contento al principio de contemplar el paisaje como una presencia incorpórea que todo lo observaba, deseé luego definir mi relación con ella, y hablar con los hombres graves que a diario discutían en las plazas. Me dije a mí mismo: “Esto no es un sueño; pues, ¿por qué medio puedo probar que es más real esa otra vida de las casas de piedra y ladrillo, al sur del siniestro pantano y del cementerio de la loma, donde cada noche la Estrella Polar atisba furtiva por mi ventana?”
Una noche, mientras escuchaba el discurso en la gran plaza de numerosas estatuas, experimenté un cambio, y noté que al fin tenía forma corporal. Pero no era un extraño en las calles de Olathoe, la ciudad de la meseta de Sarkia, situada entre los picos Noton y Kadiphonek. Era mi amigo Alos quien hablaba, y su discurso era grato a mi alma, ya que era el discurso del hombre sincero y del patriota. Esa noche tuve noticia de la caída de Daikos y del avance de los inutos, demonios achaparrados, amarillos y horribles que cinco años antes habían surgido del desconocido occidente para asolar los confines de nuestro reino y sitiar muchas de nuestras ciudades. Una vez tomadas las plazas fortificadas al pie de las montañas, su camino quedaba ahora expedito hacia la meseta, a menos que cada ciudadano resistiese con la fuerza de diez hombres. Pues las rechonchas criaturas eran poderosas en las artes de la guerra, y no conocían aquellos escrúpulos de honor que impedían a nuestros hombres altos y de ojos grises, habitantes de Lomar, emprender una conquista despiadada.
Mi amigo Alos mandaba todas las fuerzas de la meseta, y en él se cifraba la última esperanza de nuestro país. En este momento hablaba de los peligros que había que afrontar y exhortaba a los hombres de Olathoe, los más bravos de los lomarianos, a perpetuar la tradición de sus antepasados, quienes al verse obligados a abandonar Zobna y desplazarse hacia el sur ante el avance de los hielos (incluso nuestros descendientes tendrán que dejar un día las tierras de Lomar), barrieron gallarda y victoriosamente a los gnophkehs, caníbales velludos y de largos brazos que se oponían a su paso. Alos me había rechazado como guerrero, ya que era débil y propenso a extraños desmayos cuando me sometía a la fatiga y al esfuerzo. Pero mis ojos eran los más agudos de la ciudad, a pesar de las largas horas que yo dedicaba cada día al estudio de los manuscritos Pnakóticos y del saber de los Padres Zbanarianos; de modo que mi amigo, no queriendo condenarme a la inacción, me concedió el penúltimo deber en importancia: me envió a la atalaya de Thapnen para hacer allá de ojos de nuestro ejército. En caso de que los inutos intentasen conquistar la ciudadela por el estrecho paso que hay detrás del pico de Noth, y sorprender por allí a la guarnición, yo debía encender la señal de fuego que advertía a los soldados que aguardaban, y salvar la ciudad de su inmediata destrucción.
Subí solo a la torre, ya que los hombres fuertes eran todos necesarios abajo en los desfiladeros. Tenía el cerebro dolorosamente embotado por la excitación y el cansancio, ya que no había dormido desde hacía muchos días; pero mi resolución era firme, pues amaba mi tierra natal de Lomar, y la marmórea ciudad de Olathoe, situada entre los picos Noton y Kadiphonek.
Pero cuando estaba en la cámara más alta de la torre, percibí la luna roja, siniestra, menguante, cornuda, temblando entre los vapores que flotaban sobre el lejano valle de Banof. Y a través de su abertura del techo brilló la pálida Estrella Polar, parpadeando como si estuviera viva, y mirando furtiva como un demonio de tentación. Creo que su espíritu me susurró consejos malvados, sumiéndome en traidora somnolencia con una rítmica y condenable promesa que repetía una y otra vez:
“Duerme, vigía, hasta que las esferas giren veintiséis mil años Y yo regrese al lugar donde ahora ardo. Después, otros astros surgirán En el eje de los cielos astros que sosieguen, astros que bendigan Sólo cuando mi órbita concluya turbará el pasado tu puerta”.
En vano traté de vencer mi somnolencia, intentando relacionar estas extrañas palabras con alguno de los saberes celestes que yo había aprendido en los manuscritos Pnakóticos. Mi cabeza, pesada y vacilante, se dobló sobre mi pecho; y cuando volví a mirar, fue en un sueño, y la Estrella Polar sonreía burlonamente a través de una ventana, por encima de los horribles y agitados árboles de un pantano soñado. Y aún continúo soñando.
En mi vergüenza y desesperación, grito a veces frenéticamente, suplicando a las criaturas soñadas de mi alrededor que me despierten, no vaya a ser que los inutos suban furtivamente por detrás del pico de Noton y tomen la ciudadela por sorpresa; pero estas criaturas son demonios: se ríen de mí y me dicen que no sueño. Se burlan mientras duermo; entretanto, puede que los enemigos achaparrados y amarillos se estén acercando a nosotros con sigilo. He faltado a mi deber y he traicionado a la marmórea ciudad de Olathoe. He sido desleal a Alos, mi amigo y capitán. Sin embargo, estas sombras de mis sueños se burlan de mí. Dicen que no existe ninguna tierra de Lomar, salvo en mis nocturnos desvaríos; que en esas regiones donde la Estrella Polar brilla en lo alto, y donde el rojo Aldebarán se arrastra lentamente por el horizonte, no ha habido otra cosa que hielo y nieve durante milenios, ni otros hombres que esas criaturas rechonchas y amarillas, marchitas por el frío, que se llaman “esquimales”.
Y mientras escribo en mi culpable agonía, frenético por salvar a la ciudad cuyo peligro aumenta a cada instante, y lucho en vano por liberarme de esta pesadilla en la que parece que estoy en una casa de piedra y de ladrillos, al sur de un siniestro pantano y un cementerio en lo alto de una loma, la Estrella Polar, perversa y monstruosa, mora desde la negra bóveda y parpadea horriblemente como un ojo insensato que pugna por transmitir algún mensaje; aunque no recuerda nada, salvo que un día tuvo un mensaje que transmitir.

Fin.


viernes, 2 de noviembre de 2018

Fragmento de "Mysterium Magnum" de Jacob Boehme

Resultado de imagen para jacob boehme mysterium magnum

Es muy difícil catalogar a Boehme,  (1575 – 1624),  pues lleva en su gnosis conceptos neoplatónicos, pensamientos como el de Proclo, Hermetismo y alquimia, cabala y mucho mas, pero por sobretodo la revelación interna que recibió de lo divino. Los dejo aquí con un fragmento de una de sus grandes obras Mysterium Magnum, publicada en dos tomos.

Alex



El verdadero Sabio es el que ve las dos caras de Dios y contempla lo que está oculto adentro. Porque en la unión de los contrarios es donde aparece la verdad del Único.
Louis Cattiaux



Resultado de imagen para jacob boehme mysterium magnum

Este es ahora el ojo del abismo, el caos eterno, donde todo
(todo lo que es la eternidad y el tiempo) en El está contenido; y se llama, Poder, Maravilla, Virtud y Consejo. Su nombre peculiar y propio es DIOS, o JEOVA, o JEHOVAH, quien está fuera de todo la naturaleza, fuera de los comienzos de ninguna esencia, obrando en sí mismo; generándose, encontrando o percibiéndose a sí mismo; sin ningún tipo de fuente o cualquier otra cosa: Él no tiene principio ni fin, Él es inconmensurable, ningún número puede expresar su grandeza, y grande. Sin embargo, él es más profundo de lo que cualquier pensamiento puede alcanzar; no está lejos de cualquier cosa, o cerca de cualquier cosa; Él es a través de todos, y en todos: su nacimiento está en todas partes, y sin él no hay nada. El es el tiempo y la eternidad, pero mas allá, el abismo, y sin embargo nada es, pero es el verdadero entendimiento, que es Dios.

Esto es lo que dice San Juan, cap. 1:
En el principio fue el Palabra y la Palabra estaba con Dios y Dios era la Palabra: que estaba en el principio con Dios. La Palabra es la Voluntad del Abismo:
El principio, es la concepción de la voluntad; donde concibe, y se introduce en un Comienzo Eterno; (Palabra) que en la Voluntad, es una Nada, y con la Concepción hay una Generación: esto fue en el Comienzo con la Voluntad, y en la Voluntad; pero: ¿Recibirá su inicio en la concepción de la voluntad? Por eso se llama Corazón, a saber. un centro de vida, en donde la Vida Eterna es.



El centro de la naturaleza eterna: Cómo se manifiesta la Voluntad del Abismo. en la naturaleza y la forma


8. El deseo que procede de la Voluntad del Abismo es la primera forma; y es el Fiat, o, como se expresa, Que haya; y el poder de El libre ser es Dios; quien gobierna el fiat; y ambos juntos son llamado Verbum Fiat, es decir, la Palabra Eterna, que crea donde Nada es, y [es] el original de la naturaleza y de todos los seres.

9. Saturno. La primera propiedad del deseo es astringente, dura, Presionando ansiosamente, concebiéndose a sí mismo, ensombreciéndose; y eso Hace, en primer lugar, la gran Oscuridad del Abismo. En segundo lugar, hace sí sustancial en una manera espiritual, completamente áspera, dura, y dando volumen, y es una causa de frialdad, y agudeza; también de todo lo que se llama Esencia; y es el principio de Percepción, en la que el Ser libre se encuentra y se percibe, e introduce la contemplación de sí mismo; pero el deseo en sí mismo trae por lo tanto, en Dolor y Fuente: Sin embargo, el ser libre solo recibbe Percepción.

10. Mercurio. La segunda forma o propiedad es la constringencia del deseo; es decir, un Compuncion, emoción o movimiento; el deseo atractivo y constructivo; y es el principio de Movimiento, movimiento y vida, y el verdadero origin de la vida mercurial, de la fuente dolorosa [o atormentadora]. Pues aquí surge la primera enemistad. entre la Astringencia o Dureza, y la Compunción o Aguijón de agitación; donde el deseo se hace duro, grueso y se congela, como el
frío, endurece y congela el agua: así, la astringencia es una mera Frialdad cruda; y el Compuncion, a saber. La Atracción, es producida con la Impresión (o el deseo estrechamente constructivo).

11. Es incluso aquí como Padre e Hijo: el Padre estaría quieto, y difícil; y la compunción, a saber. su Hijo, se mueve en el Padre, y causas de inquietud; y este el Padre, a saber. la astringencia, no puede soportar; y por lo tanto atrae a los más ansiosos y serios, en el Deseo, para sostener, abstenerse y mantenerse bajo el Hijo desobediente; donde el Hijo crece solo más fuerte en la Compunción o aguijón. Y este es el verdadero fundamento y la causa del sentido; que en el ser libre es el Eterno comienzo de la manifestación de los poderes, colores y virtudes del Divino Reino de la Alegría: Y en el deseo oscuro es el original de la enemistad, el dolor y Tormento; y el Eterno Original de la Ira de Dios, y toda Inquietud, contrariedad, [o antipatía].

12. Marte. La tercera propiedad es la angustia [angustia], o Fuente,o primavera creciente, que hacen los dos primeros principios. Cuando el Compunción, a saber, la agitación, se esfuerza y ​​se mueve con Rabia en la dureza, o Impresión, y lastima la Dureza, luego en el quebrantamiento de la Dureza el primer Sentido de Simiente (o sarmiento) surge, y es el principio de las esencias; porque primero es el separación, por la cual cada Poder se vuelve sensible [Sentimiento o
distinto] y separables en sí mismos en el libre ser, en la Palabra de la Potestades; Es el Original de Distinción, (o Variedad diferente) por el cual los poderes se manifiestan mutuamente, cada uno en sí mismo; también el original de los pensamientos y la mente.

13. Para la Mente Eterna es el Poder Esencial de la Deidad: pero los sentidos surgen a través de la naturaleza con el movimiento en la división de los Poderes, donde cada Poder percibe, y se siente a sí mismo; es también el original del gusto y el olfato: cuando la percepción de los poderes en la distinción tienen relaciones sexuales mutuas y la entrada entre ellos, entonces ellos sienten, prueban, huelen, oyen y se ven; y aquí surge la Fuente de la Vida, que no podría estar en la Libertad en la quietud del poder de Dios: por lo tanto, lo divino. La comprensión se incorpora a las propiedades espirituales, se manifiesta a sí misma, y obra.

14.Ahora debemos considerar la angustia en su propia generación y propiedad peculiar. Porque como hay una Mente, a saber. una comprensión en la Libertad, en la Palabra del Poder de Dios, así también la primera Voluntad en deseo se convierte en el deseo de la oscuridad en una mente, que la Mente es la Fuente de la Angustia, a saber. una fuente sulfurosa; y sin embargo aquí [el] Espíritu solo debe ser entendido.

15. La fuente de angustia debe ser entendida. El astringente el deseo se concibe a sí mismo y atrae [se contrae] a sí mismo, y se llena, dura y áspera; ahora la atracción es un enemigo de la dureza; la dureza es retentiva; La Atracción es fugitiva; uno la tendrá en sí mismo, y el otro lo hará por sí mismo. Pero viendo no pueden separarse, y separarse una de la otra, permanezcan uno en el otro como una rueda rodante; el uno ascenderá, el otros descienden.

16. Por las causas de la dureza de la sustancia y el peso; y la compuncion de Espíritu y la Vida Activa: Ambos mutuamente circulan en sí mismos y fuera de sí mismos y, sin embargo, separara. Lo que es el deseo, a saber. El imán, hace difícil, eso. a Atracción de nuevo se rompe en pedazos; y es la mas grande Inquietud en sí misma; como una locura furiosa; y es en sí misma una horrible angustia; y sin embargo, ningún sentimiento correcto es percibido [ser entendido] hasta que el Fuego (encendido del Fuego en la Naturaleza, que es la Cuarta Forma, en la que aparece la Manifestación de cada Vida). Y dejo a la consideración del verdadero buscador Buscador de Naturaleza, qué es esto, o significa; Que se busque y piense a sí mismo; él mismo encontrará en su propio conocimiento natural, paterno.

17. La angustia hace el espíritu sulfuroso; y el Compuncion hace el mercurio, a saber. El maestro de la naturaleza de trabajo, él es la vida de Naturaleza; y el deseo astringente hace que el afilado Espíritu de Sal; y todavía los tres son solo uno Pero se dividen en tres formas, que se llaman Sulphur, Mercurio y Sal: estas tres propiedades imprime el libre ser en ellos, que también da un material Esencial, que es el Aceite de estas tres formas (a saber, su Vida y alegría) que suaviza, humilla y alivia su ira; y esto ningún hombre racional puede negar. Hay sal, azufre y aceite en todos. El Mercurio, a saber. el veneno vital [vida envenenada], hace que la Esencia en todas las cosas; y así el Abismo se mete en la Naturaleza.


18. Sol. La cuarta Forma de la Naturaleza es el Encendido del Fuego; donde el sensible [Sensación y Entendimiento] y la vida intelectiva se levantan, se encienden, y el Dios escondido se manifiesta. Él está escondido a todas las criaturas; pero en la Naturaleza Eterna y Temporal él Se percibe y manifiesta.

19. Y esta Manifestación se efectúa por primera vez por el Despertar de la potencias, a saber. por las tres propiedades antes mencionadas, azufre, Mercurius, y Sal, y allí el Aceite, en el que la Vida tiene su vital importancia. El ser y la belleza, la vida y el brillo [arden y brillan]: la verdadera vida se manifiesta primero en la cuarta forma, a saber. en el Fuego y la Luz; en el enciende lo natural, y en la luz lo aceitoso espiritual; y en el poder de la Luz divino intelectual el entendimiento se manifiesta

Jacob Boehme