Páginas vistas en total

domingo, 5 de julio de 2015

Eras

Resultado de imagen para ben-Elohim nephilim atlantes

Hesiodo y Ovidio nos hablan de las eras de la humanidad, la de Oro, la de Plata, la de Bronce y la de Hierro, coincidiendo con el bíblico sueño de Nabucodonosor en Daniel, y los yugas de la India.

La tierra se fecunda desde lo alto, y el pueblo que se congrega ante el rito del sacrificio es el pueblo que preserva la vida. Sera destruido lo que pretende destruir la Tierra, esa es la realidad actual.

Todo el pensamiento pos-moderno con su ridícula sujeción a la moda, la vida como diseñadores de esperpento, como porno para todos bajo disfraz de cultura, invertida, y la entrega de la mente a caota gesta de zombies sin criterio, como vida de historieta. Hoy de un pantallazo se avisa que toda imbecilidad actual desacralizante, sera borrada de las mente como seran borrados los cuerpos que portan esas ideas de la faz de la Tierra. El mundo prevalecerá, y prevalecerá el pueblo de Dios.


La caída de la era del Sur o de Plata, se nota en la degradación simbólica de la Diosa que guiaba tal Era. Así comienza la influencia posterior del mito de Prometeo-Lucifer-Mithra, con el heroísmo y el paradigma civilizador de los Nefilim, con una magia mas en el sentido de titanes, y el comienzo de preponderancia de la casta guerrera, aunque la guerra en si es un hecho bastante posterior, que concierne a nuestra actual era, y sorprende a muchos arqueólogos y paleontologos lo rara que era en tiempos muy antiguos.

Los Nefelim de la tradición hebrea deben encontrarse en esos héroes que quedaron recordados desde la noche de los tiempos Herakles (Hércules) como seres hijos de los dioses, de gran fuerza y poder, enviados a restaurar un orden perdido. Sin embargo, mas tarde se corrompieron en poder, y fueron la razon de posterior diluvio que acabo con la Era de Bronce.

Resultado de imagen para hercules petroglifos

Enoch denunciaba ya la corrupción de estos Nefelim, al punto que de restauradores pasan a verse como caídos abusando de sus poderes, se los ve como la degeneración de estos, los viejos reyes Anunakis que es lo que termina imponiendo a los guerreros colosales que desaparecen en el diluvio, aunque sangre de ellos perdure aun entre algunos de nosotros, y que debe recordarnos que tales fuerzas son para servir y no para empoderarnos, pues ese es el inicio del mito luciferico.

En Leo nació la posterior era del Hacha que luego sera la espada y el hierro simbolizada en el león que muchos reyes portan en su escudo. Y tal realeza impuesta como principio comienza a sojuzgar a su pueblo bajo su pretendida y "noble" sangre justificada en la descendencia Nefilim o de los Loki nordicos cuyo ejemplo queda en el Goliat bíblico y su enfrentamiento con un rey pastor.


Por extraño que suene, los Nefilim, eran hijos de los Ben-Elohim con la mujeres de la era de Plata, y ya sabemos que los Ben-Elohim, eran los hombres dioses de la era de Oro. Nunca se trato de extraterrestres ni de ángeles sino de los hombres de la era primordial.
Alex.


No hay comentarios:

Publicar un comentario