Páginas vistas en total

martes, 17 de marzo de 2015

EL MAGO:



Como un núcleo con sus satélites que como electrones rodean según el caso se planta el mago entre su contacto divino, y también sus daimones y djinns. Vea entonces la grandeza de las imágenes que ellos envían, sus símbolos y lo que evocación te trae, y sincroniza tus aspectos entre los periodos donde a veces se fluye con dulzura, otras embarga la apatía y otras sacude la turbulencia. Pero la vara esta ahí plantada y no hay entonces congregaciones, las estrellas acompañan la noche y las luces que sobrevuelan. Quedas ahí solo viendo los hitos que importan descartando discurrires mientras finges discurrir, hasta que rápida escapa tu zarpa y caza al vuelo lo que debas.

Quien te vea sin fundar un congregado es que no ve que a la larga lo harías si te descuidas con los djinns. Te terminarían usando y serias como papa de alguna iglesia del dios lamparita o del rey zapato.
Solo se enseña en secreto a quien el viento te sopla, lo demás son las sanatas del manto que te esconde. Pues si alguien en verdad viera tus actos te creería el mismo diablo aunque en su propia casa adorara al adversario.
Hay cosas que solo enseña el hecho de saber observar aun parado en medio de todos. Entre gritos y murmullos tu atención se agudiza y sonreís feliz viendo pasar una estrella donde los demás ven un caballo, y a la noche al mirar el cielo, brillando ves pasar la misma estrella que antes viste pasar caminando.
Alex.

No hay comentarios:

Publicar un comentario