Páginas vistas en total

miércoles, 15 de octubre de 2014

INVOCANDO:


Brota desde la insondable profundidad de mi abismo la luz y la sombra como un todo. Y con feroz y paciente acecho crea su efecto.
Dicen que la etimología de la palabra pecado es no acertar en el blanco.

Por lo tanto para bien o mal cabe ser aguda y contundentemente certero.




Clama la fuerza al todo invocando con firmeza:
¡Abraxas!
Desgarra las estrellas y crea surcos en la tierra
la voz clamante:
¡Abraxas!
La nada se abre cual semilla que estalla
dejando ver el vacío del vacío
y en el clamas:
¡Abraxas!
Entonces aflora tu real naturaleza sin velos
Y tus ojos... tus ojos lo reflejan.
Indecible ruptura de las lenguas
y gargantas ahogadas
ya no hay criterios
no hay palabra
no hay juicio
solo el hecho
no hay historia
no hay discurso
fuego refulgente
incendio de la sin medida
rodeando en espiral
el punto donde se fijan tus ojos
punto muerto, punto vivo
.........
Abraxas.
Alex.

No hay comentarios:

Publicar un comentario