Páginas vistas en total

domingo, 23 de abril de 2017

EL FIN DE LA HISTORIETA

Es increíble que estemos aun jugando un juego político y social, en el verdadero momento del fin de la historia. Claro que no soy un pos-moderno para decir esto. Lo que digo es que mientras los elementos se sublevan contra nosotros, seguimos haciendo estúpidos acuerdos sintácticos en lugar de ir y estar en paz con la vida y estar en amor con nuestros seres queridos. Y paradójicamente si hiciéramos esto ultimo, seria nuestra salvación. Sin embargo se insiste en una sintaxis muerta. Pues sigue la mano aferrada a un auto y no a un árbol. Sigue la mano aferrada al dinero y no a quien la necesita. Por lo cual solo puedo burlarme tristemente de todo discurso actual. Sus cuerpos están presintiendo, sin embargo las mentes están embriagadas.



Resultado de imagen para sabato pdf

Estamos muertos porque nuestra resistencia se basa en valor dinero y no en un real cambio.

Tal como decía Sabato, lo revolucionario hoy es proponer la abolición de los rascacielos.

 Y por estas cosas lo tildaron de "reaccionario" como si Marx o el capitalismo fueran verdades universales.

Hoy nuestra única revolución es salir de este sistema dual izquierda derecha basado en dinero y absurda tecnología y tecnocracia.
Paridos y educados como modelos en serie. Como matambres.
Nuestra salvación esta en un verdadero amor que viva en concordancia con cielo y tierra. Natura en armonía con los dioses y lo divino, en una comunidad mas libre armonica, pura.

Me parece realmente mas notable escuchar un viejo reportaje a Sabato, que considerar a alguien que juega Grand Theft auto 5. La razón es mas que obvia, es simplemente una grieta de conciencia. A veces la vida podrá tener momentos como tacho de basura, pero otra cosa es volvernos nosotros tachos de basura. ¿Que nutrimos dentro? ¿De que principios nos alimentamos? ¿De que nos estamos llenando? Y obviamente no hablo de alimento a nuestro estomago. Sino de alimento de nuestra alma.

Pero viste te salen con cortazar porque es cool, a los piratas de la identificación, con el fobal, porque es pop, y los jueguitos electrónicos porque nos robotizaron.

No temo al final de los días, sino mas bien al fin de la poesía.

Quien diría que un día subirían a la colina de Montmartre, para tomar la Iglesia del Sacré-Cœur ¿Anticipación? El tiempo es un bucle. El tiempo es eterno retorno. Despreciamos siempre la santa escala para seguir chapoteando como anfibios en el barro. Altos haces de luz. Estallido de luz donde veremos la conciencia. Tiemblo de un modo ante eso, como quien siente vértigo al asomarse a un abismo. Al menos hoy hubo un día de sol. Poeticamente quiero decir: que cada instante cuenta.

No hace mucho sentía la ciudad mas grande. Mas libre, mas viva. Hoy, la siento pequeña. Un cuarto lleno de cámaras. Una jaula con troncos muertos. Un sabor extraño se siente, como gusto a flores de cementerio. Tristes fantasmas, se esconden para no vernos. Tapan sus ojos con horror y vergüenza. Las aves de siempre, lentamente se van yendo. Como se va todo lo vivo. Como se fue nuestra alma. Como se fueron los días. Mientras un amarillo chillón se vuelve mortaja sobre nuestro asfalto. Nunca vi algo tan triste. Patético final anunciado, pero nunca visto por los ciegos. Fernando Vidal Olmos estaba en lo cierto. Estamos cercados por ciegos.

Megalopolis desacralizadas, dialécticas marxistas materialistas, capitalismos explotadores consumistas.

Ojala nos devore el silencio

Arrasando el Amazonas pulmón del mundo corroídos por ácido carbónico, embriagados de monoxido de carbono, envenenados por Fukushima, inundados por tierra gastada e impermeabilizada por soja transgenica, asesinados por conservantes...date cuenta, es el colapso, solo es cuestión de años, el hormiguero revienta

No seas imbécil, date cuenta

Alex

No hay comentarios:

Publicar un comentario