Páginas vistas en total

sábado, 10 de mayo de 2014

OCÉANO:

Extraña picazón genera la puja del papa y su ortodoxo rival sobre el sacramento del matrimonio.
Sacramento que culmina cuando la muerte separa la pareja.
Mas el matrimonio entre almas gemelas que es un conocerse tan íntimamente hasta ser uno, mas allá de esta vida no parece tener importancia para la religión, por lo que esa preocupación por la cascara de las cosas y no por la esencia de las cosas, carece realmente de todo sentido.





La gran cagada es cuando buscas un símbolo para identificarte, un sigilo, un rotulo, un tatuaje, un gráfico, un logo...
Si se une esencia y Ser, solo el rayo de tu original singularidad bastaría.
Todo depende de en que agua nos bañemos.
Símbolos dioses, gráficos, definiciones solo son el camuflaje del caparazón del insecto, no la vida como Océano.

Es mas que evidente que ese dios adorado por la ultra-derecha, el dios de los opresores, no puede ser el dios de los oprimidos.
Ademas es imposible tanto mal karma como dicen solo para que gobierne una élite y una clase burguesa, ya que sobrepasa toda idea de karma la cantidad de oprimidos ante la pequeña cantidad de perversos opresores y sus perros guardianes.
Obviamente se trata de los dioses de Malkut y del de Yesod.
Malkut y Yesod, como se decía, el ano que caga, y el drenaje del inodoro, cagadores y cagados.

El de los revolucionarios esta entre Hod y Netzah, o sea, mas arriba.



Pues quien encuentra su voluntad profunda es como el filo que corta hasta el aire, y no tiene otro amo que su Ser, y solo a el sirve. No es ajeno a si mismo su camino, ni su filo, ni su genio. 
Y tiemblan los suelos firmes ante la expresión de la intensión, que resuena como trompeta ante los muertos.

Según el Apocalipsis la batalla final sera en el Monte Megido, el mismo lugar donde las fuerzas de Egipto de Tutmosis derrotaron a los cananeos.
Digamos que representa el triunfo final de la conciencia sobre los pelotudos.

https://www.youtube.com/watch?v=8iJMOBcPQyg&feature=kp


Alex

No hay comentarios:

Publicar un comentario